7 de agosto de 2018

PABLO CASADO, OTRO DEPURADO POLÍTICO (COMO CIFUENTES) A MANOS DE SU PARTIDO


Por Marat

Pablo Casado es uno de esos títeres políticos que acaba siendo engullido por las guerras civiles romanas que a lo largo de toda su historia ha vivido el PP. Como en el caso de todos los partidos políticos parlamentarios. No de forma peor ni mejor que los extraparlamentarios pero sí de modo más florido, notorio y tumultuario, dado que son muchos más los cargos y puestos de trabajo, en muchos casos los primeros y los únicos que se han tenido. El caso de Podemos es ejemplo extremo de la extraordinaria cantidad de cargos públicos cuyo ejercicio de dicho cargo ha sido su primer trabajo remunerado.

En el PP las defenestraciones se llevaban en el pasado, como correspondía a un modelo de partido cesarista y burocráticamente centralizado sin un ruido excesivo. Normalmente afectaban al que perdía la cabeza y a pocos más. Quizá a alguno de su séquito. Fue el caso del nazi, simpatizante en el pasado de CEDADE, xenófobo recalcitrante (1 y 2), luego socialista a su modo, después asesor de Francisco Frutos en IU y en el PCE y actualmente recalado en Podemos, Jorge Verstrynge. Sus tejemanejes para descabalgar al padrino del PP, Manuel Fraga, acabaron precipitándole en el ridículo de pasar por todos los grupos parlamentarios habidos y por haber dentro de las fuerzas estatales, con excepción de Ciudadanos, porque llegó tarde a esa operación. La destitución de Hernández Mancha, una especie de Piolín cabezón, puesto en lugar del padrino por el padrino Fraga, mientras éste hacía la digestión de dos platos de lacón con cachelos tres pulpos a feira y de su derrota electoral del momento, se produjo también sin apenas sangre. Hernández Mancha duró lo que que Fraga tardó en bajar la comilona y creer que los votantes de Alianza Popular (luego PP) se habían olvidado de su techo de cemento electoral. Salió no por la ventana pero sí de forma poco digna de su cargo interino.

La entronización de José María Aznar, un tipo que sería ungido en plan de “este es mi hijo bienamado” por un Fraga que años después se quedaría dormido durante una de sus comparecencias en el Parlamento Gallego, se hizo sin trauma alguno. Fue tan eficaz el traspaso de poderes que un imbécil, con complejo de inferioridad, carente de empatía humana y con tendencias piscóticas como José María Aznar llegaría ser Presidente del Gobierno español durante dos legislaturas. Lo de que saliese por la puerta de atrás tras sus grandes éxitos de el Prestige, la guerra de Irak y el 11M fue lo de menos, para él y los suyos.

A partir de aquí todo fue mal para el PP. El traspaso de poderes de un Aznar, más acabado que La Falange, a Mariano Rajoy fue uno de esos actos en los que quien mirase a la pantalla sabía que el odio del momento hacia el nuevo ungido superaba a la apariencia.

Mariano Rajoy ha sido absolutamente eficaz golpeando a la clase trabajadora tras la debacle de un zapaterismo que le allanó el camino con leyes absolutamente antiobreras. Nadie como él ha sido capaz de trabajar para su clase, la capitalista, con tal eficacia. Y le llaman tonto unas izquierdas que han sido cómplices del zapaterismo primero y de su falta de deseo de representar a la clase trabajadora desde su progresismo posmoderno.

Sin embargo, Rajoy nunca dominó por completo el aparato del partido. Junto con las baronías regionales estaban las familias políticas del PP moviéndose en la sombra a la espera de su caída. Mientras gobernase, el pegamento que los unía seguiría actuando eficazmente. Cuando cayese, se abrirían las puertas del infierno.

La salida de Rajoy del gobierno es la propia de todos los presidentes de la democracia española: por la ventana. Era un caballo agotado. Su labor a favor del capital ya estaba amortizada. Su gobierno no daba más de sí.

La apuesta de sectores del capitalismo como el BBVA, Iberdrola, Petronor (Repsol), Gamesa, etc y el PNV, clave en la transición del último apoyo a Rajoy al primero de Sánchez por un cambio de gobierno sería definitivo.

El momento de un Rajoy borracho perdido, que no puede digerir la derrota, indica la señal de salida de todas las iras contenidas dentro de un PP al que la corrupción había minado internamente. El modo en el que el partido había respondido a cada caso específico le había aproximado hacia las vendettas personales, señalando el fin de una falsa unidad que antes se había mantenido como apariencia.

La elección entre Sáenz de Santamaría, Casado y Cospedal señalaba un partido roto. Nunca en el PP se dieron opciones tan abiertas. Y no era por un espíritu democrático recién descubierto sino por el sálvese quien pueda y reconstruya lo que sea capaz.

En su momento señalé que la primera ronda de las primarias del PP las ganaría Sáenz de Santamaría pero que las segundas las ganaría Aznar. Así fue entonces.

Pero en un partido que tiene que descomponerse aún más, porque se mueven dentro y fuera de él, muchos proyectos, el triunfo de Casado está por ver en qué acaba.

Disputan su lugar la derecha pragmática (todo está en los recortes), con la derecha ideológica (recortes sí pero con un soporte ideológico que nos dé la estabilidad necesaria) y con una derecha a carne de uña de caballo (dios, patria, mercado).

En ese contexto, Pablo Casado es un imbécil. Un niñato necesario para quitarse enemigos internos pero no el líder que haya de mostrar el sector más ideologizado del PP. Carece del empaque necesario para soportar un par de guantazos políticos de cierta envergadura.

Lo relevante de todo ello es cómo una ex vicepresidenta del PP derrotada, es capaz de articular una conspiración frente al idiota, al que harán caer en breve, como antes hicieron caer a Cristina Cifuentes.El mundo de la política, la burguesa y la que dice ser todo lo contrario, es un lago lleno de pirañas en el que nadan los peores elementos de la conjura política. 

Rara vez el congreso de un partido se cierra definitivamente el día de su clausura. Éste no es uno de esos casos. 

La jueza de instrucción que investiga el Máster de Casado imputó a Cifuentes por falsificación documental y cohecho. Carmen Rodríguez Medel es miembro de la conservadora Asociación Profesional de la Magistratura. Esta juez ha pedido peritar el portátil de Casado para saber si hizo los trabajos. Sospecha que el título del máster fue concedido como un regalo a un grupo escogido de alumnos, entre los que se incluye al nuevo presidente del PP. En el caso de Casado con un plus de consideración debido a su condición de político de futuro en el PP. La jueza cree que Pablo Casado tuvo "un regalo académico" por su relevancia política. En concreto, la jueza ve en la actuación de Casado "indicios de criminalidad" por prevaricación administrativa y cohecho impropio. 

La elevación al Supremo de las instrucciones realizadas por la juez, una vez agotado el procedimiento para el que ésta es competente en el caso Casado pondrá al político palentino a los pies de los caballos, excepto que el Tribunal Supremo, como en otros casos, tenga a bien comportarse con la indecencia de no hallar delito en su comportamiento. Si el Supremo, en cambio ve indicios de tal, el suplicatorio al Congreso para que éste acepte que el político sea juzgado

Sáenz de Santamaría, que aún mantiene una importante influencia dentro de las cañerías del Estado, como en el pasado la tenía Rubalcaba, está jugando aún una partida de ajedrez dentro del PP.  

Mientras tanto, ustedes los izquierdistas, pueden consolarse pensando que sus tuits y comentarios tienen alguna importancia en el futuro de un personaje arribista pero mucho menos inteligente de lo que puede hacer creer su ascenso político a la Presidencia del PP. Sus opiniones cuentan tanto como una reunión de comunidad de vecinos en el destino de un país. Nada. Lo mismo que una prensa progre que intentará arrogarse algún papel en la caída del actual Presidente del PP pero cuya influencia en su destino es nula porque sus juicios apenas influyen en la clientela contraria, del mismo modo que sucede al revés, y su caída estaba ya decidida dentro de su propio partido.

Pablo Casado: “te llaman”.

2 comentarios :

  1. El pp al igual que el resto de los partidos del sistema etán en una situación de descomposición identicamente como el capital, cuando ocurren las cosas que vemos es producto del negocio político y no de la vocación ideológica, si esto fuese así existirian políticos de altura y no farsantes que van a hacer empresa con el dinero de todos. Que falta hace el incremento de la lucha de clases y la organización obrera cuando se cree el gran Partido Comunista puro y duro m-l limpio de basura trotskista y de revisionistas.

    ResponderEliminar