12 de noviembre de 2016

DANIEL ORTEGA TRAICIONÓ LA REVOLUCIÓN SANDINISTA

Miguel Urbano Rodrigues. La Haine/Odiario.info

Daniel Ortega fue reelegido por amplia mayoría presidente de Nicaragua. Es su tercer mandato consecutivo.

El principal partido de la oposición llamó al boicot. Pero la abstención ha sido inferior a lo que preveían las encuestas.

La victoria del candidato sandinista fue bien recibida por el gobierno de Obama. Las relaciones económicas de los EEUU con Nicaragua son consideradas correctas por el Departamento de Estado.

Por una paradoja, Ortega no renunció al discurso de izquierda, cultivando una imagen de antiimperialista, lo que le permitió en los últimos años mantener relaciones privilegiadas con Cuba, Venezuela, Bolivia, Ecuador y algunos partidos comunistas.

Pero la fachada progresista del régimen es hoy incompatible con la realidad política y social del país.

Desde que perdió las elecciones presidenciales de 1990, Daniel Ortega imprimió al FSLN una orientación que empujó gradualmente a la derecha la organización revolucionaria que destruyó en una lucha épica a la dictadura de Somoza.

Carlos Fonseca Amador (1936/1976), su fundador, fue el ideólogo de la guerrilla; era un marxista creativo y talentoso. Consiguió lo que parecía imposible: unificar las tres tendencias de la organización revolucionaria - la de la Guerra prolongada, la Proletaria y la Tercerista. Obtuvo el apoyo para el combate al somozismo de los sindicatos, la iglesia, los campesinos y los intelectuales liberales.

La victoria del FSLN, dirigida por Daniel Ortega y un grupo de comandantes con prestigio internacional, generó una gran esperanza en América Latina.

Transcurrida más de una década de la muerte del Che en Bolivia, los sandinistas demostraron que en condiciones excepcionales era posible derrotar y derrumbar regímenes apoyados por el imperialismo a través de la lucha armada.

Tuve la oportunidad en 1983 de visitar Nicaragua y de conocer allí a destacados comandantes sandinistas cuando el FSLN movilizaba aun la solidaridad de las fuerzas progresistas de América y Europa.

Instalado en el Poder, el FSLN no demostró, desafortunadamente, la lucidez y firmeza de la organización guerrillera.

Blanco de una ofensiva permanente del imperialismo estadounidense, que financió y armó los mercenarios contra-revolucionarios, el Frente Sandinista fracasó en la tarea fundamental de construir un modelo de economía de transición, no capitalista, y perdió gradualmente el apoyo de amplios sectores de la población.

Cediendo a presiones de Washington, Ortega –contra la opinión de Fidel Castro- convocó elecciones para la Presidencia en 1990. El resultado fue inesperado: la elección de la liberal Violeta Chamorro enmarcó el fin de la Revolución Sandinista.

LA CRISIS DEL FSLN
El Frente Sandinista entró en crisis después de su alejamiento del Poder. Daniel Ortega volvió a ser candidato a la Presidencia en las elecciones siguientes y perdió de nuevo. Sin embargo su elección en 2006 no sorprendió. Era esperada porque Ortega se había desplazado a la derecha.

Algunos de los comandantes más destacados que habían participado de la guerra contra Somoza habían roto con él por la orientación dizque pragmática que el expresidente imponía al partido. Entre otros Ernesto Cardenal, Luis Carrión, Víctor Tirado, Henri Ruiz.

Ortega había optado por una política de alianzas incompatible con los principios e ideología del sandinismo.

En el ámbito de la «reconciliación nacional» estableció un acuerdo con el ex presidente Arnoldo Alemán, condenado a 20 años de cárcel por corrupción y blanqueamiento de capitales. Alemán había sido, subráyese, un esforzado somozista.

ROSÁRIO MURILLO, « LA BRUJA»
Fue sobretodo la mujer, Rosario Murillo, que tuvo un papel decisivo en la metamorfosis del dirigente máximo del FSLN.

Profesora, escritora, poeta, Rosario, que había sido guerrillera, es una católica fervorosa. Amiga desde la juventud del arzobispo de Managua, defendió siempre la necesidad de buenas relaciones con la iglesia. No dudó incluso en proponer el nombre del arzobispo para Premio Nobel de la Paz.

Hizo al marido olvidar que Don Miguel Obando y Bravo había sido admirador de Anastasio Somoza y su colaborador en la lucha contra el sandinismo.

Elevado a cardenal, Obando cimentó una íntima alianza con Daniel Ortega cuando este retornó a la Presidencia en 2007.

Rosario, reelegida ahora vice-presidente, concentra hoy en sus manos un enorme poder. La familia acumuló una fortuna colosal en negocios oscuros.

Tres de los hijos son millonarios. Laureano negoció con China el proyecto de un nuevo canal transoceánico que atravesará Nicaragua del Atlántico al Pacifico, obra faraónica que amenaza arruinar el Canal de Panamá. Juan controla lo audiovisual. Otros de los hijos ganaron millones con la distribución del petróleo barato recibido de la Venezuela bolivariana.

Rosario, conocida como «La Bruja», domina la familia y el gobierno.

DE HÉROES A GRANDES EMPRESARIOS
La crisis del FSLN comenzó con la deserción de Sergio Ramírez Mercado, que fue el vice-presidente de la República en el primer gobierno de Ortega.

Sergio, que estudió en Alemania, era un social demócrata enmascarado de revolucionario. Escritor de talento, pasó en tiempo mínimo de sandinista a enemigo de la revolución.

Posteriormente ocurrieron rupturas más graves. Humberto, el hermano de Daniel, fue durante la lucha armada el principal estratega de la guerrilla.

Ministro de Defensa, reformó el ejército y creó la esdrújula doctrina del «centrismo”, incompatible con el programa del FSLN.

Recibió la medalla militar de los EEUU. Su adhesión al capitalismo fue rápida. Ganó millones en el negocio de maderas.

El ministro de Agricultura de Ortega, Jaime Weelock, es hoy también próspero empresario. Bayardo Arce, otro de los comandantes de la insurrección, también es hoy un hombre muy rico.

En México, durante un Seminario Internacional de Solidaridad con las FARC, pregunté a Miguel d’Escoto, ex canciller de Ortega, cómo explicaba que algunos comandantes de la guerrilla habían acumulado grandes fortunas. Su respuesta fue muy breve: «Quizá por haber nacido en una familia abastada nunca sentí la tentación del dinero».

Daniel Ortega repite con mucha frecuencia que la situación económica del país mejoró acentuadamente. Es verdad. El PIB debe crecer mas de 4% este año. Pero no dice que Nicaragua recibió durante sus gobiernos 4 800 millones de dólares de organizaciones financieras internacionales tuteladas por EEUU.

Daniel insiste en afirmar que practica una política de izquierda y no se abstiene de críticas al imperialismo, mientras elogia a Cuba y a la Venezuela bolivariana. Pero Washington considera inofensiva esa oratoria.

Podría concluirse de este artículo que veo con pesimismo el futuro de Nicaragua.

Sería una conclusión falsa. La memoria de Sandino, de Carlos Fonseca y de la epopeya de la insurrección que destruyó la dictadura de Somoza permanece viva en el pueblo de Nicaragua. Un día este retomará la lucha rumbo al socialismo, interrumpida por la traición de Daniel Ortega.

Soy consciente de que un gobierno de extrema derecha en Managua seria peor que el actual. Pero me repugna la hipocresia de los medios y dirigentes de izquierda que insisten en caracterizar el Gobierno de Ortega-Murillo como revolucionario.


NOTA DEL EDITOR DE ESTE BLOG: Ahora vais y llamáis a Miguel Urbano Rodrigues, una de las mentes más lúcidas del Partido Comunista Portugés (PCP) “ni-ni” o trotskista. Y después, os leéis la lista de colaboradores especiales de O Diario (http://www.odiario.info/colaboradores-especiais/), en el que Miguel Urbano ha escrito originalmente este texto, y os limpiáis los mocos.

9 comentarios :

  1. Anda que hacer una revolución social para convocar elecciones y que el candidato burgués es de traca....

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La cuestión no es si han convocado elecciones o no sino que la revolución sandinista ha sido, al menos desde la "piñata", traicionada.

      Eliminar
  2. El FSLN no fue nunca un partido, y menos aún un partido marxista, sino un Frente de liberación nacional. Amalgama de pequeños grupos y personalidades individuales que tras el derrocamiento del dictador Anastasio Somoza corrieron a solicitar visado de demócratas amparados por la Internacional socialista (y Felipe González en particular, en los años 80, en los que estaba activa la 'contra' nicaragüense). El fallecimiento de algunos de los comandantes del FSLN y la retirada de la política activa de otros, les brindó a los hermanos Ortega oportunidades pintiparadas para hacerse con el FSLN, hacerlo su marca electoral personal y olvidarse de los presupuestos políticos e ideológicos que amparaban la lucha guerrillera contra la dictadura —es ese periodo de tiempo lo que realmente se conoce como Revolución sandinista— y el programa de cambios políticos —basado en los '14 puntos'— con el que se presentaron a las primeras elecciones. Que hubieran dicho la mayoría de los históricos fundadores del FSLN (Carlos Fonseca, Tomás Borge, Germán Pomares, Silvio Mayorga) de la situación actual y la deriva de todos estos últimos años. Nunca he entendido la razón de la inexistencia de un PC en Nicaragua. Bueno, y en tantos lugares.

    ResponderEliminar
  3. Si nos atenemos a las opinones de Urbano Rodrigues sobre Stalin y la historia de la URSS es como volver a releer a Jruschov en 1956. Una de cal y otra de arena. Ahora bien, en cuanto a Nicaragua las "traiciones" de Ortega a la revolución están por ver, si la alternativa es el derechista Movimiento de Renovación Sandinista, apaga y vámonos. El éxito electoral de Ortega, con una participación elevadísima, y las cifras de reducción de la pobreza son incontestables. ¿Qué alternativa propone Urbano para Nicaragua, si Ortega es tan malo? Absolutamente ninguna, una crítica contrarrevolucionaria, por lo tanto, la de Urbano.

    Aquí dejo algunas de las visiones de Urbano sobre la historia de la URSS y sobre Stalin.
    http://lhblog.nuevaradio.org/b2-img/urbano_pcus.pdf

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mi única crítica a Miguel Urbano es que no dé las dos de arena a la figura de Stalin. Cuando creo que el estalinismo es la versión de derecha de las corrientes comunistas es por sujetos como el “anónimo” éste, que compatibiliza la defensa de su amado padrecito con la de una familia corrupta como la de Ortega que, a la vez, ha traicionado el proyecto original de orientación socialista del sandinismo. Y es que esta gente no tiene un proyecto ni una estrategia comunistas autónomos en ningún lugar del mundo sino la toma de postura por un sector de la oligarquía, al que pretende aliado de sus “ideas” frente a otro. Justo como cuando su padrecito obligó a Mao y al PCCh a aliarse con los burgueses y reaccionarios Kuomintang y Chiang Kai-sheg.

      Por lo demás, el pobre imbécil intenta que ignoremos que la derecha nicaragüense actual es consecuencia del pacto de Daniel Ortega con los sectores de la oligarquía a la que representa. Llama contrarrevolucionario a Miguel Urbano, que tiene mucha más dignidad en su dedo meñique que toda a la caverna a la que este “anónimo” representa. ¿Que se han reducido las cifra de pobreza en Nicaragua? ¿El nivel de pobreza/riqueza es la principal aspiración de este sujeto? Cuba lo hizo hace muchos años y su sistema, aunque ahora haya riesgo de involución al capitalismo, es infinitamente más cercano a una sociedad socialista, no siéndolo, de lo que llegará, con la práctica política actual del FSLN, a darse con 100 generaciones de Ortegas. ¿Que si la alternativa es el Movimiento de Renovación Sandinista? A este memo sólo le caben las urnas en la cabeza y la elección entre lo malo y lo peor. Allá donde no hay una alternativa socialista es necesario construirla, sin pactar con fracciones de la oligarquía para ello, pequeño botarate. Crítica contrarrevolucionaria, dice el pobre gilipollas. Contrarrevolucionario es ser un cínico que no discute ni uno solo de los datos que aporta Miguel Ubano sobre cómo se ha adueñado de la riqueza del país la mafia de los Ortega y de cómo ha girado a la derecha el FSLN. Por lo demás, la historia de la URSS se torció desde que Lenin murió. La prueba es que ni allí ni en el Este de Europa salieron los trabajadores a impedir la vuelta al capitalismo. Venga nene, a pastar.

      Eliminar
  4. Quizá lo que haya que preguntarse es por le papel histórico de muchos PPCC latinoamericanos. El Partido Comunista Mejicano (no el Partido Comunista de Méjico, que es otro partido) acabó creando el Partido Socialista Unificado de Méjico, que luego se disolvio en el PRD. Mire lo que es el PRD. El Partido Socialista Popular de Cuba (PC) apoyó en su día a Batista y condenó el asalto de los revolucionarios del Movimiento 26 de Julio al cuartel de Moncada. El PC Boliviano dejó colgado al Ché, aislándole en la sierra. El PC Brasileño ha sido fiel aliado del patético reformismo de Lula y de Dila. El Partido Comunista de Nicaragua al menos ha existido hasta finales de 2015 (no sé si sigue vivo) y en 1990 fue aliado de la reaccionaria Violeta Chamorro. La lucha por el socialismo ya no puede esperar a los PPCC, razón por la que es necesaria la reconstrucción de organizaciones comunistas. No estoy hablando de partidos, al menos no de lo que han sido la mayoría de los PPCC occidentales (con honrosas excepciones como el KKE) y latinoamericanos

    ResponderEliminar
  5. Yo del KKE actual tengo demasiadas dudas, pero mis contradicciones personales son lo de menos. Es cierto que muchos partidos comunistas de nombre, y en muchos casos, de actuación durante años, no han sido más que rémoras para las clases populares y para las posibles revoluciones proletarias. El afán de monopolizar de cualquier manera la dirección de la clase obrera ha llevado a verdaderas situaciones de estancamiento y retroceso que nunca se han podido recuperar. Quizás el abandonarse en brazos del PCUS y el padrecito Stalin sin más, quizás la inexistencia de líderes y militantes formados convenientemente, quien sabe si las prisas por llegar a una revolución calcada de Rusia, también la evidente abundante presencia de hijos de la burguesía en la dirección de los partidos y la sobreabundancia de intelectuales, así como el híperexagerado valor dado al concepto de democracia desde el punto de vista burgués, han desvirtuado a los partidos adalides del proletariado en muchas partes del mundo. Dices la mayor de las verdades: necesitamos, y cada vez con más urgencia, la reconstrucción de la herramienta de defensa y avance de los trabajadores. Se me hace raro no decir partido (con mayúsculas), pero se echa en falta.

    ResponderEliminar
  6. No te parece, Marat, que Stalin está ya lo suficientemente vilipendiado???

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Usted cree? Yo diría que ni el estalinismo ni el trotskismo han purgado suficientemente su papel como elementos de división del pensamiento y la acción comunistas a nivel mundial. Espero que haya un infierno particular en el que estén eternamente condenados a odiarse y perseguirse

      Eliminar