18 de enero de 2016

ZONA SCHENGEN, ¿EL COMIENZO DEL FIN?

Frontera con Hungría. Foto Reuters
NOTA DEL EDITOR DE ESTE BLOG:
Conviene situar el análisis dentro de un marco más amplio: el de la guerra y sus padrinos occidentales. No voy a ser prolijo en esta cuestión. A estas alturas quien desee estar informado sobre el modo en que el Occidente capitalista ha destruído Estados (Irak, Libia), ha invadido países, exacerbando los conflictos bélicos (Afganistán) y se ha coaligado o permitido que sus aliados árabes (Arabia Saudí, Qatar, Turquía) o el propio Israel incendien la zona (Siria, Yemen) debe conocer ya de dónde proceden los refugiados y qué les ha impulsado a huir de sus países: salvar sus propias vidas. Sin el concurso de Occidente no existiría la crisis de los refugiados. El imperialismo tiene fácil frenar esta cuestión. Basta con que deje de financiar a sus mercenarios terroristas yihadistas y obligue a sus aliados árabes a hacer lo mismo. La guerra acabaría muy rápidamente.

También sabrán la forma brutal y contraria a los derechos humanos con la que son recibidos por países como Grecia, Hungría, República Checa, parte de la población alemana, Serbia,...por citar sólo a algunos de ellos. 

Muchos de ellos incumplen los protocolos de Naciones Unidad en lo relativo a la acogida y el trato concedido a los refugiados. Algunos incluso los encierran en recintos que tienen más de cárceles que de campamentos de refugiados.

Todo este preámbulo es necesario para evitar que la forma de informar sobre el efecto de la crisis de los refugiados en relación con el Tratado de Schengen transmita la idea de que los refugiados son culpables de la posibilidad del fin de dicho acuerdo y se estimulen con ello, las coartadas del discurso racista y xenófobo. 

Dicho lo anterior, les dejo con un breve artículo que bien podría empezar a marcar una de las causas del fin de la Europa "unida" del capital: el posible fin del Tratado de Schengen. Este acuerdo es un elemento clave para la eliminación de obstáculos al libre desenvolvimiento del capital a través de la desaparición de fronteras que facilitan el tránsito de mano de obra y de mercancías dentro de la UE.

ZONA SCHENGEN, ¿EL COMIENZO DEL FIN?
Rusia Today (RT)/Diario-Octubre
Cada vez se escuchan más voces que vaticinan que la zona sin fronteras de la UE, el espacio Schengen, corre el peligro de desaparecer. ¿Por qué está amenazada la libertad de movimiento en ese territorio?

El acuerdo de Schengen es un tratado intergubernamental entre 26 países, no solo miembros de la Unión Europea. En 1985, inicialmente cinco Estados suscribieron este pacto para suspender los controles internos entre sí, de manera que sus ciudadanos pudiesen viajar libremente sin tener que mostrar el pasaporte y ni los controles aduaneros.

Cuando un extranjero entra en la zona Schengen a través de un primer país miembro, también tiene abierta el resto de la zona. Sin embargo, “ahora Schengen se enfrenta a la crisis más grave desde su existencia. La introducción de controles en las fronteras interiores puede, incluso, conducir a su destrucción, debido a que la libertad de movimientos solo se mantendría en el papel”, ha declarado el representante del Instituto de Europa de la Academia de Ciencias de Rusia, Serguéi Fiódorov, y ha publicado ‘Vedomosti’.

Grieta en la estructura de la UE
Este sábado, Austria ha anunciado que comenzará a controlar sus fronteras y controlar y expulsar a los inmigrantes que no tengan derecho de asilo, según ha indicado el ministro asutriaco de Exteriores, Werner Faymann, quien ha sentenciado que su país “suspende temporalmente” el acuerdo Schengen. Noruega, Suecia y Dinamarca ya restablecieron de manera temporal los controles en sus fronteras, con el objetivo de limitar la llegada de refugiados.

Víktor Serguéyev, profesor de Ciencias Políticas de la Universidad de Relaciones Exteriores de Rusia (MGIMO, por sus siglas en ruso) dijo a RIA Novosti que los controles fronterizos en el espacio Schengen pueden causar “una grieta en la estructura de la Unión Europea” lo que sería “un hecho muy sintomático”.

¿Qué acerca el inicio del fin de la zona Schengen? Las turbulencias en la economía europea y la avalancha de refugiados siguen siendo los dos factores que más ponen en peligro la viabilidad del acuerdo de Schengen.

Crisis de la zona euro
Hace alrededor de tres años, fruto de la crisis de la zona euro, circularon los primeros temores sobre la posible desintegración de la UE. Algunos políticos y politólogos europeos indicaron que la posible salida de Grecia de la zona euro hubiera podido generar la suspensión del tratado Schengen.

En abril de 2012 el presidente del Parlamento Europeo, Martin Schulz, declaró que “la situación en muchos países miembros de la UE es la siguiente: la xenofobia va en aumento, el euro está cuestionado y la apertura de las fronteras internas está amenazada”. El hecho de que el euro siga siendo inestable echa más leña al fuego.

Flujo incesante de refugiados
Sin embargo, el factor que despierta la mayor preocupación en la comunidad europea es la crisis migratoria que experimenta la UE desde finales de agosto pasado: no solo en las calles del viejo continente, sino en sus propios gobiernos.

Una oleada masiva de refugiados, más de 1,2 millones de personas, huyeron de países devastados por conflictos y llegaron a la UE en 2015, de acuerdo con la agencia Frontex. Según la Comisión Europea, el continente vive la mayor crisis migratoria desde la Segunda Guerra Mundial.

La actual política migratoria de Unión Europea ya no funciona y eso la obligará a crear un nuevo sistema de control fronterizo, según aseguró a RT el jefe del Departamento de Ciencia Política de la Universidad de la Amistad de los Pueblos, Yuri Pochta.


¿Qué pasará cuando la zona Schengen colapse?
‘The Financial Times’ ofrece cuatro escenarios básicos que podrían suceder en Europa si termina con el acuerdo Schengen:

– Salida de Grecia. Un flujo incontrolado de refugiados parte desde allí hacia otros países europeos, a los que genera “un dolor de cabeza”.

– Restauración de fronteras. El territorio de la zona Schengen está sembrado de muros y alambradas entre Hungría y Serbia, Eslovenia y Croacia, Austria y Eslovenia… Además, algunos países consideran cerrar completamente las fronteras entre los Estados.

– Campos de refugiados. El gran número de refugiados genera la necesidad de construir más lugares de acogida, con lo cual cada vez hay más campos de refugiados a lo largo de las fronteras de los países europeos.

-Minizonas sin controles fronterizos. Algunos analistas vaticinan que aumentaría el número de fronteras cerradas y se volvería a las minizonas sin controles fronterizos, como el Benelux o la Zona Norte. Esa ruptura podría marcar una “peligrosa pérdida colectiva de confianza”.

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada