22 de enero de 2016

PELIGRO: SE APROXIMA UNA DEPRESIÓN MUNDIAL

Fotografía: Andy Rain/EPA
NOTA DEL EDITOR DE ESTE BLOG:

El artículo que les traigo a este blog fue publicado el 2 de Noviembre del pasado año. Aún no se habían producido los catastróficos días bursátiles mundiales de la primera quincena de Enero de 2016 y los consecutivos hundimientos de las bolsas chinas con sus cierres anticipados incluidos.

No obstante, este texto acierta de lleno en lo que está llegando y ya admiten abierta y atrrradamente los gurús financieros del propio capitalismo (“Véndelo todo”).

La virtud del presente artículo está en que no se queda en las explicaciones prosistema de liberales y keynesianos, algunos de ellos disfrazados incluso de “izquierdistas”, y explica muy bien lo que muchos marxistas hemos afirmado ya sobradamente: que la crisis profunda y sistémica del capitalismo es de sobreproducción, con un consumo artificialmente mantenido a través del crédito masivo hasta que estalló en forma de crisis financiera en los días aciagos de 2007 en USA.

Sin más, les dejo con esta publicación. Espero que les sea útil.

PELIGRO: SE APROXIMA UNA DEPRESIÓN MUNDIAL
Bob Sewell. marxist.com

El Fondo Monetario Internacional se ha visto obligado, no sólo a rebajar sus previsiones de crecimiento en varias ocasiones, sino que ahora anuncian una caída del PIB mundial medido en dólares, la primera desde el año 2009. Se trata de un reflejo del mundo en crisis en el que estamos.

viñeta capitalismoLos economistas del FMI se han visto obligados en varias ocasiones a tragarse sus palabras a medida que la economía mundial, supuestamente en su séptimo año de "recuperación", se ha tambaleado de una crisis a otra. La recesión mundial de 2008-9 fue un momento decisivo. Marcó el comienzo de una crisis prolongada, descrita por Lawrence Summers, ex secretario del Tesoro de Estados Unidos, como "estancamiento secular".

Los marxistas han descrito este desarrollo como una crisis orgánica del sistema capitalista. Las fuerzas productivas; a saber: la industria, la técnica y la ciencia, han sobrepasado al Estado-nación y la propiedad privada de los medios de producción. El capitalismo ha alcanzado ahora sus límites. Tiene demasiada capacidad, demasiada industria, demasiada tecnología sobre bases capitalistas. Todo es "exceso" para las necesidades del mercado. Esto explica la crisis actual. Ahora dos de los principales bancos del mundo están prediciendo una recesión profunda para el próximo año.

Lawrence Summers ha emitido una severa advertencia: "Los peligros a los que se enfrenta la economía mundial son más graves que en ningún otro momento desde la quiebra de Lehman Brothers en 2008." Estamos totalmente de acuerdo.

Con la economía china - que representa el 30% del crecimiento mundial y el 16% de la producción mundial - ralentizándose junto con las llamadas economías emergentes, la escena está claramente preparada para una nueva recesión mundial. Las exportaciones e importaciones chinas han caído durante varios meses, y los precios de las materias primas están cayendo como una reacción a la caída de la demanda. Esto es un síntoma de una crisis de sobreproducción, o de “exceso de capacidad", como a los economistas capitalistas les gusta llamarlo. Cuando China se desacelera, el mundo se desacelera también. Pero a medida que se desacelera, puede tambalearse hacia una depresión.

En el pasado, China salvó al sistema capitalista de una profunda depresión al aumentar su economía y proporcionar un mercado para los países industrializados occidentales. El crecimiento de China también dio un impulso a las economías emergentes, succionando productos básicos y materias primas. La caída de 2008 fue mitigada por las enormes inversiones que China estaba haciendo en la producción. Se convirtió en una economía impulsada por las exportaciones, contribuyendo enormemente al crecimiento mundial. Todo eso ha cambiado ahora. China se ha desacelerado drásticamente, oficialmente, al 6,9%. Pero las cifras oficiales son en gran parte falsas.

El primer ministro chino, Li Keqiang, dijo el embajador de Estados Unidos, que se basa en tres cosas para juzgar el crecimiento económico: el consumo de electricidad, los volúmenes de transporte de mercancías y los préstamos bancarios.

Sobre esta base, los economistas de Fathom han compilado un "Indicador del Momentum de China" sobre las tres series de cifras. El indicador muestra que el ritmo actual de crecimiento podría ser tan bajo como 3,1%. Los volúmenes de mercancías por ferrocarril están muy por debajo y el consumo de electricidad es prácticamente chato. China va por el mismo camino que Japón, el camino del estancamiento prolongado.

La disminución del crecimiento en China ha llegado a todos los que en gran medida dependen de ella. Corea del Sur es el más expuesto, exportó bienes por valor del 11% de su PIB a China en 2013. Malasia exportó el 9,8% de su PIB a China, y Tailandia el 6,9%. Australia, cuyas materias primas se han mantenido con el crecimiento chino durante años, vendió bienes a China por más del 6% de su economía en el 2013. Todo esto ha llegado a su fin, con importantes implicaciones. Al igual que en los EEUU, cuando China estornuda el resto del mundo se resfría.

Este año, en los mercados emergentes, el flujo comercial se redujo, con las exportaciones cayendo un 8,9% en junio y 13,5% en julio. El PIB de Brasil en términos de dólares se contraerá en 2015 un 19,1%. Rusia disminuirá en un 36%, según datos del FMI.

"Los exportadores de productos básicos y las economías emergentes endeudadas, ahora tendrán que replegarse, al igual que tuvieron que hacerlo hace unos años los países de la eurozona afectados por la crisis", explica Martin Wolf en el Financial Times. Esta reducción simplemente se sumará a la creciente espiral descendente.

La economía de Estados Unidos en el segundo trimestre de 2015 creció un 3,9%, pero la mayor parte de esto se debió a la acumulación de inventarios (stocks no vendidos). El crecimiento en el tercer trimestre alcanzó el 1,5%, que es menor al 1,7% que muchos economistas habían predicho y una caída de más del 60% en comparación con el trimestre anterior. El crecimiento se está desacelerando en los EEUU y ya se ha desacelerado en Japón y la UE. Los EEUU se han jactado de la caída del desempleo a una tasa de 5%. Pero si la fuerza de trabajo fuera del mismo tamaño como lo era en 2008, el desempleo sería de más del 10%.

Todas las contradicciones se acumulan para producir una recesión grave. "El riesgo es que la economía global caiga en una trampa no muy distinta de la que Japón ha estado durante 25 años donde el crecimiento se estancó, pero poco se puede hacer para solucionarlo", dice Martin Wolf.

Wolf describe la situación como "Depresión planificada". Existe "una caída prolongada de la demanda agregada", y no hay respuesta posible. Esto revela la impotencia completa de los estrategas del capital.

Si bien los mercados de valores del mundo han sido cada vez más volátiles, han tendido a seguir subiendo, sobre todo en los EEUU. Este aumento del stock muestra hasta qué punto los mercados de valores están lejos de la economía real, que está dirigiéndose al abismo.

Los bancos estadounidenses han anunciado repetidamente noticias sombrías mientras los ingresos siguen cayendo. Las ganancias de Goldman Sachs cayeron un 40%. JPMorgan Chase informó de una caída del 23% en los ingresos.

Sin embargo, las deudas siguen aumentando en todas partes. La deuda del sector privado, en particular, sigue siendo muy alta. En los EEUU llegó al 160% del PIB en 2007 y casi al 200% en Gran Bretaña, pero China ya ha superado estos niveles. Europa se enfrenta a un largo y prolongado período de crecimiento lento y deflación. Según Wolfgang Munchau, está bajo una "amenaza constante de insolvencia e insurrección política." (FT, 15/6/14) El intento de reducir las deudas en este entorno será "más duro y más sangriento" de lo que hemos visto.

En 2016, las restricciones de la UE entrarán en vigor para acelerar la consolidación fiscal (austeridad). "La conclusión es que el ajuste total después de la crisis será mucho más brutal de lo que fue en Japón hace 20 años", declaró Munchau. "En un entorno como éste yo esperaría la reacción política para ponernos más serios... Incluso si el desapalancamiento pudiera funcionar - que no está claro - no se puede trabajar políticamente ... Al reducir la inestabilidad política, va a terminar creciendo la inestabilidad financiera."

Las empresas están claramente en apuros. Las exportaciones y las importaciones de Estados Unidos han estado cayendo, ya que la demanda se debilita en todas partes. Esto ha significado una caída en las ganancias. Menos ventas significan menos ingresos. Increíblemente, los beneficios, en lugar de caer, en realidad han aumentado, debido principalmente a la reducción de costos y al crédito barato. De hecho, una grieta se ha abierto entre los ingresos y las ganancias, que no puede durar por mucho tiempo. Es como el personaje de dibujos animados que camina por un precipicio pero continuando desafía la gravedad. Han cortado su camino al beneficio. Pero esto tiene sus límites. Con el tiempo, los beneficios caerán.

Este escenario no es el camino hacia una economía vibrante. Pero en el corto plazo, ¡es la manera de crear artificialmente un mercado de valores vibrante!

El mercado está fuera de sintonía con la verdadera crisis que afecta a la economía. Se basa en una situación en que los ingresos de las empresas están cayendo, donde el número de empresas están cayendo, pero el mercado está aumentando. Esto tarde o temprano conducirá a una caída de la bolsa ("corrección").

La economía real se dirige hacia abajo, conforme caen la demanda y la inversión. "En el período hasta 2007, la demanda mundial necesaria fue generada en gran parte por la expansión del crédito y la construcción de viviendas, sobre todo en los EEUU y España", escribe Martin Wolf. "Este motor se queda sin combustible en las crisis occidentales de 2007-9 y las de la zona euro 2010-2013. Esto creó nuestro mundo de tasas de interés cero nominales a corto plazo y cero las reales a largo plazo. La demanda y el producto potencial y el real se han mantenido moderados en estas economías desde entonces."

Esto ha sido descrito como el capitalismo "zombie", donde las tasas de interés históricamente bajas han mantenido a duras penas a las empresas a flote. En el sistema capitalista, el papel de una depresión es limpiar la economía, a través de la "destrucción creativa". Pero se mantienen grandes cantidades de exceso de capacidad, asfixiando al sistema de ganancias.

"Con todo, el exceso de suministro potencial del mundo parece que va a empeorar seguramente. Por eso es tan probable que aumenten las presiones deflacionarias en todo el mundo ", Martin Wolf, FT 13/10/15. En otras palabras, sobreproducción en todas partes. Tenemos un bajo crecimiento, baja inflación y tipos de interés cero, que se suman al estancamiento y a la depresión secular.

Como explicó Marx, "Así es la naturaleza de la producción capitalista, produce sin tener en cuenta los límites del mercado ... El mercado se expande más lentamente que la producción ... llega un momento en que el mercado se manifiesta como demasiado estrecho para la producción. Esto ocurre al final del ciclo. Pero simplemente significa que el mercado está saturado. La sobreproducción es manifiesta."( Marx, Teorías sobre la plusvalía, vol.2, pp. 522 y 524)

Los capitalistas no tienen fe en su sistema. En lugar de invertir, se sientan sobre pilas en efectivo de miles de millones de dólares. ¿Por qué invertir cuando no hay demanda? Alternativamente, esconden su dinero en bonos seguros del gobierno, un refugio seguro en una tormenta.

En el pasado, el comercio mundial fue la fuerza motriz para conducir la producción mundial. Esto ahora se ha quedado sin vapor.

Antes de 2008, el volumen del comercio mundial crecía un 6% al año, según la OMC. En los últimos 3 años, se ha reducido al 2,4%. Ahora, en los primeros 6 meses de 2015, está sufriendo su peor desempeño desde 2009. China se está "reequilibrando" para alejarse de su dependencia de las grandes inversiones y las exportaciones. Los salarios más altos en China están causando que países, como Japón y los EEUU hayan de"re-alinear" sus cadenas de suministro.

2015 marca el quinto año consecutivo en que el crecimiento promedio de las economías emergentes ha disminuido, arrastrando hacia abajo el crecimiento mundial en el proceso.

La globalización se está desacelerando. El comercio mundial se está estancando. El volumen del comercio mundial se redujo en mayo (2015) en un 1,2%. Ha caído en 4 de los 5 primeros meses de 2015. La Ronda de Doha de negociaciones viene prolongándose desde hace 14 años y se ha estancado. Ahora vemos el surgimiento de bloques regionales. El último es el TPP, lo que podría cubrir el 40% de la economía mundial, pero tiene muchos cabos sueltos y necesita ser ratificado por una gran cantidad de países, incluidos los EEUU. Pero nada es seguro. Obama puede estar fuera del gobierno antes de que nada sea ratificado, sobre todo con un Congreso hostil.

La inversión mundial - la clave para cualquier auge – va a continuar cayendo. Durante varios años, las economías emergentes invirtieron fuertemente, pero esto ahora se ha ralentizado, dado el exceso de capacidad que afecta a sus economías. Hay un crecimiento más lento del comercio mientras los bienes de capital son más intensivos en el comercio. Menor inversión también significa una menor productividad del trabajo. La productividad en los EEUU está creciendo a un decepcionante 0,6% por año. Esto también significa que los niveles de vida más bajos. El FMI advierte que el nivel de vida crecerá más lentamente que antes de 2008, una triste realidad a la que se enfrentan las personas que trabajan.

Todos coinciden en que la crisis de 2008 ha bajado de forma permanente la tasa de crecimiento. Se ha dado paso a una nueva época de la crisis capitalista. Ese es el significado del estancamiento secular. Se pronostica que el crecimiento potencial en los países capitalistas avanzados es de un 1,6% al año de aquí a 2020, muy por debajo del potencial de producción de 2,25% antes de la crisis de 2008.

Los informes del FMI están llenos de tristeza. Ellos han rebajado sus previsiones en varias ocasiones, esperando esteaño el crecimiento más lento de la economía mundial desde el año 2008. Este año, las exportaciones e importaciones en los EEUU han caído, lo que refleja la debilidad general de la economía mundial. Esto ha afectado al mercado laboral de Estados Unidos, que también ha disminuido. "Desde julio, el FMI ha dispersado signos negativos en todas sus previsiones", afirma el Financial Times.

Esto refleja la grave situación del capitalismo mundial en la actualidad. Esta depresión dará paso a una nueva recesión mundial. Sin embargo, esta vez la clase dominante se ha quedado sin munición para evitar que esta recesión se convierta en una nueva depresión. Mientras el capitalismo dure, la crisis y la austeridad estarán a la orden del día. Ha llegado el momento de poner fin a esta pesadilla.

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada